viernes, diciembre 21, 2007

OPINION * El Salvador - Nuestro aporte al relajo del transporte colectivo

... De cualquier manera, aunque pinten, laven y maquillen las unidades, el servicio de transporte colectivo es una real porquería sobre ruedas...

El Salvador -El Diario de Hoy, por Carl Robert Meier Avilés -19 Diciembre 2007: -- ... Cómo truenos creerle al transporte colectivo, que no les salen los costos; cómo confiar en que puedan siquiera ordenar sus costos, si el servicio refleja un fenomenal desorden. Qué habría de hacernos pensar que puedan llevan cuentas correctas de ingresos y egresos, si ni siquiera tienen horarios, ni paradas, ni tiquetes. Carecen de toda seguridad ocupacional para sus acrobáticos cobradores, quienes viven colgados como simios de sus lianas... Tienen conductores que con todo orgullo gremial hacen gala de ignorar y despreciar, no sólo las leyes de tránsito, sino también a los agentes que sin éxito las tratan de hacer cumplir. Quienes hemos subido a un autobús, sabemos que se requiere de una condición física sobre el promedio parea resistir de pie o sentado los arranques, paradas y curvas que da un piloto de fórmula ciento uno... Cuando desatender la calidad un servicio, puede poner en peligro la vida humana, este servicio debe estar sujeto seguir un marco legal. Pero aquí todo parece caminar al margen de cualquier regla. ¿Qué credibilidad nos merece entonces el transporte colectivo, cómo pensar que manejan sus recursos mejor que sus unidades? ¿Por qué entonces ayudar a pagar los platos rotos de quienes deberían de comenzar por ordenar sus negocios?...

No hay comentarios.: